Carta de un joven futbolista a su mamá

Carta de un joven futbolista a su mamá
Querida mamá,

Estoy muy emocionado de poderme probar como futbolista profesional en un equipo grande. Los entrenamientos nos tienen bien ocupados. Ayer conocí al entrenador que decidirá si entro al equipo. Es muy exigente y difícil de impresionar. Me preguntó si estaba listo para ser un jugador profesional, para meter goles, ganar, trabajar duro y dedicar mi vida al juego más bonito del mundo.

Le dije que estaba listo, y que todo se lo debía a mi madre. Me preguntó que por qué decía eso, y le expliqué que tú me ayudaste a ser la persona que ahora soy. Cuando te dije que quería ser futbolista, tú me regalaste mis primeros botines, y cuando te dije gracias me respondiste: “Soy tu mamá, yo siempre te voy a ayudar a ser lo que tú quieras”.

En verdad que lo has hecho.

Aún recuerdo cuando jugaba fútbol en la calle con mis amigos y te parabas en la esquina para avisarnos cuando venía un carro. Nunca me expliqué cómo es que podías ver los carros y echarme porras al mismo tiempo, pero ahora entiendo que la felicidad está hecha de recuerdos pequeños como estos.

Me inscribiste en el mejor equipo de fútbol, aunque a veces tuvieras que escoger entre comprarte una prenda y comprarme un uniforme nuevo y cambiar tus planes del fin de semana.

El amor, para que sea auténtico, debe costarnos, me decías.

Tu auto siempre fue el “autobús” no oficial del equipo, y la cajuela siempre estaba llena de balones, conos anaranjados y comida. Me llenaba de orgullo cuando mis compañeros se peleaban por venirse en nuestro carro. Ésa es mi mamá, me decía a mí mismo.

Me enseñaste que aprender a meter goles era tan importante como aprender a fallarlos; que había que saber a ganar pero también perder. Todavía escucho tu voz después de un mal partido “¡En esta casa está permitido caer, pero levantarse es obligatorio”!

Sí, estoy más que listo, le dije al entrenador. Él me dijo que tenía suerte de tener una mamá como tú y me sugirió que te lo hiciera saber. Le prometí que lo haría.

Gracias por todo, mamá.

Tu hijo

TOP