¿Reunión familiar improvisada? No problem, tú estás lista

Mujer cocinando para una reunion familiar

Qué hacer y cómo hacerlo para que esa reunión familiar en tu casa no te agarre desprevenida


Es inevitable, la reunión familiar improvisada es parte de nuestra cultura latina. Y como a nuestros amigos también los consideramos familia, la visita inesperada pasa en cualquier momento. Por eso te damos cuatro tips para que cuando se arme el party de último minuto en tu casa estés como girl scout, ¡siempre lista! 

1. Ten a la mano bebidas extra
Cada vez que recibes una visita en casa seguramente puedes escuchar la voz de tu mamá diciendo: “ofréceles algo de tomar”. Y fijo que no vas a ofrecer solo agua; por eso el té frío es la bebida ideal. Lo puedes tener en tu alacena para cuando lo necesites. Además existe un sabor de té para cada gusto. Por ejemplo, para ofrecer algo refrescante prepara Lipton® Diet Lemon Iced Tea Mix o si el clima pide una bebida caliente, ofrece un Lipton® Soothe K-Cup® Green Tea.

2. Mantén tu alacena llena
Designa un lugar especial en tu alacena donde puedas guardar productos específicamente para picar cuando llega la gente a tu casa. Ideales: chips, frijoles, quesos y salsas. Cualquier aperitivo listo para servir que te pueda sacar de un apuro. Así cuando lleguen tus amigas o los primos sin avisar, tendrás algo rico que poner en la mesa.

Lipton Diet Lemon Iced Tea Mix



3. Cocina demás
¿Te das cuenta que cuando visitabas a tu abuelita parecía tener algo sabroso que ofrecerte siempre? Lo más seguro es que cuando preparaba guisados, pozole o enchiladas, hacía de más y las congelaba. Tú también prepara porciones extras cuando cocines y si la reunión familiar se alarga y les da hambre, no tendrás que preparar algo desde cero. Solo saca la comida a calentar y ready para comer.

4. Haz un kit de utensilios desechables
De antemano compra servilletas, platos, vasos y cubiertos desechables. Junta todo en una bolsa, canasta, o en cualquier recipiente práctico. Cuando se arme la reunión familiar y llegue la gente tendrás todo en un solo lugar. No perderás tiempo de convivencia por ponerte a buscar de último minuto los utensilios para atenderlos. Y el plus: no tendrás que lavar platos al final de la reunión.
TOP