Claves para cuidar tu piel sensible

Claves para cuidar tu piel sensible

Tengas piel clara u oscura, si sientes picazón en tu cutis y notas que tienes las mejillas enrojecidas, la piel seca y las venitas dilatadas, no lo dudes, tu cutis es sensible. Y estos síntomas pueden agudizarse por la falta de hidratación, la exposición al sol y los cambios de temperatura.

Conoce más sobre la piel sensible y qué puedes hacer para cuidarla con estos consejos ayudarás a la piel de tu rostro a verse cada día aún mejor.


Cómo limpiar tu piel sensible. Usa productos con humectantes que no tapen los poros de la piel. A la hora de exfoliar, la especialista recomienda las cremas que contienen gránulos exfoliantes sintéticos en vez de naturales, ya que los sintéticos se deslizan más fácilmente sobre la piel, sin rayarla e irritarla.

Cómo humectar tu piel sensible. Hidrata tu cutis sensible con cremas suaves y de absorción ligera al menos dos veces al día. Para el día, usa una crema liviana que hidrate ligeramente tu piel. En la noche, aplícate una crema humectante de POND’S® antes de irte a dormir, para mantener tu piel suave y fresca hasta la mañana siguiente”, asegura la especialista.

Cómo proteger tu piel sensible del clima y del ambiente. Protege tu piel todo el año. En invierno, cuida tu rostro del frío usando bufandas de telas no irritantes, como el algodón, en vez de lana o telas sintéticas. En verano, “cuida tu piel sensible del sol con un gorro para cubrir tu rostro, y protector solar de un factor de protección 30. “Por último, tanto en verano y, sobre todo, en invierno, ten en cuenta que la sequedad del ambiente afecta tu piel. Usa un humidificador en tu cuarto cuando duermes, para mantener un nivel de humedad constante en el ambiente durante toda la noche. Esto ayudará a que tu piel conserve su humedad natural”.

Ahora que ya sabes cómo cuidar tu cutis sensible, cómo identificar si además tienes el cutis grasoso, seco, mixto o normal, descubre cómo cuidarlo en cada caso.




TOP