Como un spa de cinco estrellas, pero en casa

Como un spa de cinco estrellas, pero en casa

Después de un día ocupado, cumpliendo compromisos de trabajo y atendiendo a tu familia, tu cuerpo te pide un momento de merecido descanso. Descansar y sentirte relajada te ayudan a manejar las situaciones que pueden surgir en casa, así como atender a tus hijos y ocuparte de tus obligaciones.

Aquí te mostramos cómo relajarte con un tratamiento estilo spa, ¡en la comodidad de tu hogar!

Un ambiente perfecto

Procura crear un ambiente de relajación en tu baño, recuerda que el estrés no es amigo de la piel ni del cuerpo. Pon tu música favorita y usa velas aromáticas para crear un ambiente tranquilo.

Prepara tu cuerpo y tu cabello

Abre el agua caliente de la tina y prepara un baño relajante. El vapor del agua caliente abrirá los poros de tu piel de una manera natural antes de exfoliarla.

Una vez que esté llena la tina, sumérgete en el agua. Es hora de descansar por al menos 20 minutos: cierra los ojos, pon tu mente en blanco y olvídate de los quehaceres.

Logra una piel de seda con masajes exfoliantes

Mientras estás en la tina, date masajes circulares en el cuerpo con una esponja de “loofah” (esponja vegetal) para eliminar las células muertas de la piel. Complementa estos masajes con un jabón líquido, como Daily Silk de Caress®, para darle a tu piel aún más suavidad y un rico aroma.

Dedícale atención a tu rostro. La exfoliación y la humedad del baño dejan tu piel como nueva. Aprovecha para humectarla con POND’S® crema S antes de acostarte. Recuerda que durante la noche, la piel se reseca más y necesita de un mayor cuidado e hidratación.

Después de este tratamiento de spa de belleza quedarás renovada y lista para afrontar cualquier situación, sea de trabajo o en tu hogar. Y lo mejor, es que puedes repetirlo cuantas veces sea necesario para verte y sentirte mejor. Tómate un tiempo para ti, cuidándote mejor, ¡cuidarás mejor a tu familia! 




TOP