Mamá, tengo hambre, ¿qué vamos a comer?

Mamá, tengo hambre, ¿qué vamos a comer?
Tanto los niños como el marido o la suegra siempre preguntan ¿qué vamos a comer? 
  
Con dos sencillos trucos puedes darles comidas nutritivas y deliciosas, sin pasar horas en la cocina.   
  
Aprovecha las sobras del domingo   
  
Si puedes, prepara una abundante cena el domingo cuando vengan los tíos, primos, hermanos y abuelos a comer. ¿Qué tal un pollo horneado o pechugas de pollo a la parrilla? Usa la comida que sobre para preparar platillos rápidos el resto de la semana. Por ejemplo, corta el pollo en trozos y prepara unas deliciosas Brochetas Mexicanas de Pollo a la Parrilla o combínalo con arroz para preparar un rico Arroz con Pollo Rapidísimo. Es así de fácil.   
  
Los vegetales “invisibles”   
  
Nunca falta el niño (¡o el adulto!) a quien no le gustan los vegetales. Pero si no pueden verlos en la comida, probablemente se los comerán encantados. 
  
Sírveles unas Enchiladas De Pollo Estilo Manicotti. Son riquísimas y están hechas con la salsa para pasta traditional, que contiene dos porciones de verduras en cada media taza de salsa. ¡Las comerán con gusto y sin darse cuenta que incluye vegetales! 

Otra opción es incorporar las verduras a platillos clásicos y que les gustan a todos en la mesa, como una sabrosa Pizza de Sofrito. No notarán que los vegetales son uno de los condimentos de la pizza. 

Por último, pídele a tus hijos y a tu esposo que te den ideas para planear el menú y que ellos mismos preparen algunas comidas rápidas. La hora de comer no tiene que ser aburrida. 
  
¡Buen provecho!

TOP