El ABC de la caída del cabello

El ABC de la caída del cabello

El cabello es el marco que complementa tu rostro y un arma de belleza clave para cualquier latina como tú. Por eso, cuando comienzas a notar una pérdida de tu cabello cada vez que lo peinas o lo lavas, es normal que quieras encontrar una solución lo antes posible.

Para ponerle un halo de luz al problema de la caída del cabello conoce más sobre sus causas, sus síntomas y la manera de diagnosticarlo.

Las causas y los síntomas

La pérdida del cabello o alopecia, el término médico para nombrarla, es un problema que puede ser parcial o total, permanente o temporal, así como afectar a hombres, mujeres y hasta niños. Sus causas pueden ser hereditarias o también estar relacionadas con estrés, cambios hormonales, una alimentación pobre, una infección capilar o los efectos colaterales de algún medicamento. Otras causas posibles se refieren a la personas que padecen enfermedades como lupus o diabetes, que realizan tratamientos médicos como quimioterapia o radiación, o que se someten a muchos tratamientos de belleza en poco tiempo (tintes, alisado, rizado, etc.).

En las mujeres, este problema suele comenzar a notarse por la pérdida y el refinamiento del cabello en la zona superior y central de la cabeza, siguiendo por una disminución visible del cabello en la parte de las orejas. En la mayoría de los casos, la primera línea de cabello después de la frente se mantiene y en raras ocasiones se produce una calvicie total como puede suceder con los hombres.

Los diagnósticos    

Para diagnosticar la caída del cabello el primer paso es consultar con tu médico general, quien posiblemente recomiende un especialista en el tema.

Las pruebas más comunes para establecer un diagnóstico son un examen físico completo, un estudio de la historia clínica del paciente y su familia directa, una evaluación del tipo y cantidad de cabello que se pierde en un determinado tiempo, así como un análisis de cualquier otro síntoma que el paciente pueda padecer.

Otras pruebas adicionales, como una biopsia de piel o un análisis del cabello y del cuero cabelludo, pueden realizarse si con los primeros estudios no es posible generar un diagnóstico.

Con esta información estarás más preparada para enfrentar la caída de tu cabello y saber qué pasos deseas seguir para controlarla. Solo recuerda no estresarte y consultar con tu médico para que te ayude a determinar un diagnóstico preciso, ya que esa intranquilidad le jugará una mala pasada a tu cabello. Mejor enfócate en los aspectos positivos de tu vida mientras le encuentras una solución a este problema.




TOP