¿Vas al supermercado? Gasta menos y vive mejor

¿Vas al supermercado? Gasta menos y vive mejor
Si estás cansada de ver cómo aumentan los precios en el supermercado pero tu presupuesto sigue siendo el mismo, llegó la hora de que pienses cómo bajar esa cuenta sin sacrificar la calidad y cantidad de productos que compras para tu familia. Sigue estos tips para lograr más con menos en el supermercado. 

Busca promociones 

El dicho dice que “el que busca, encuentra”. Además de los tradicionales cupones de las revistas y diarios, busca ofertas en tus sitios web favoritos. Puedes imprimir los cupones disponibles por Internet en tu casa para llevarlos a la tienda.

Otra opción para ahorrar es usar las tarjetas de fidelidad que ofrecen los supermercados a sus clientes. Éstas te dan descuentos para una amplia variedad de productos.

Planificar significa ahorrar

Planear las comidas de la semana para tu familia te permitirá organizar tus compras con anticipación y ahorrar.

Prepara una lista de las comidas que vas a cocinar para tu familia durante la semana y compra los ingredientes según tu lista de comidas. Compra justo lo necesario para no desperdiciar comida. Una vez que estés en el supermercado, intenta limitar tu tiempo en cada sección para no tentarte a comprar por demás.

Cocina con criterio

Si quieres gastar menos en el supermercado, es bueno considerar con más detalle cuáles ingredientes vas a usar en tus recetas.

Una manera de ahorrar es pensar en preparar platos sencillos con condimentos económicos. Aprovecha los productos de las marcas que acostumbras comprar para preparar tus recetas favoritas en menos tiempo. Por ejemplo, para sazonar el arroz o las carnes, usa Knorr® Caldo con sabor de pollo y unas especias solamente. Te ahorrarás muchos ingredientes y tus platos tendrán un sabor delicioso.

Otra forma de ahorrar es usando un mismo ingrediente para preparar dos comidas. Si compras muslos de pollo, usa una parte de los muslos para preparar un Estofado De Pollo En Salsa De Tomate y guarda la otra parte para cocinar al día siguiente una Pasta con Pollo al Chile Ancho.

Deja las emociones de lado

Muchas veces las emociones, como la ansiedad o el hambre, son la base de las compras. Por eso, es aconsejable ir al supermercado cuando ni tú, ni tus hijos, tengan hambre. Así no comprarás compulsivamente o por complacer a tus hijos.

Manejar tu presupuesto no es tan difícil como parece, sólo requiere un poco de planificación antes de ir al supermercado. Con el dinero ahorrado puedes invitar a toda tu familia al cine o a un paseo divertido. ¡Qué esperas, comienza a ahorrar hoy mismo! 

TOP