¿Salen al sol? Cuida la piel de tu familia

¿Salen al sol? Cuida la piel de tu familia

No hay nada más relajante que pasar un día al aire libre, ya sea en la playa, el parque o el partido de fútbol. Pero hay que tener cuidado con el sol.

Cuando calienta el sol

El sol puede dañar cualquier tipo de piel, hasta la piel morena; puede dilatar las venas, causar quemaduras, cambios de textura y hasta cáncer. Tu primera defensa es evitar el sol entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Si no es posible, hay que tomar ciertas medidas: aplícales a todos en tu familia un bloqueador de sol de al menos SPF 30 (factor de protección solar) y no olvides cubrir bien los labios, la nariz y las orejas.   

Sigue la regla de las dos horas   

El agua y la arena reflejan el sol y pueden redirigir hasta el 85 por ciento de los rayos solares dañinos. Reaplica bloqueador de sol cada dos horas. La arena puede irritar a quienes tienen la piel sensible, por lo que es bueno concluir el día con un baño con jabón líquido y un shampoo hidratantes. En la noche, aplica una crema humectante para enriquecer la piel.   

Agua, agua, toma agua   

El sudor, que regula el calor del cuerpo y lo mantiene fresco, contiene agua y cantidades mínimas de amoníaco, sal y azúcar. Si tú o tu familia están sudando demasiado podría ser que se están deshidratando.   

Asegúrate de que todos beban agua frecuentemente y reapliquen bloqueador ya que el sudor lo puede diluir.   

Cuida tu piel y la de tu familia. Así todos disfrutarán al máximo la diversión del verano. 



TOP